Glosario gafas.es - Vista cansada

Glossar

Índice del glosario gafas.es

 

 

Vista cansada o Presbicia


La presbicia se conoce popularmente como vista cansada, y, como este nombre ya indica, suele aparecer a partir de cierta edad: cumplidos los 40 años puede empezar a notarse. El primer síntoma suele ser un visión menos clara y nítida a distancias cortas, por la menor capacidad de enfocar cerca. Se suele notar sobre todo en situación de escasa iluminación, ya que el iris se abre en estos casos del todo, para que la pupila se dilate y capte la mayor  cantidad de luz posible, y esta mayor apertura conlleva una menor profundidad de campo (el rango de distancias a las que podemos ver razonablemente bien, sin que enfoquemos a una distancia distinta). La presbicia afecta tarde o temprano a todas las personas, es un proceso normal de envejecimiento del cristalino, que se vuelve con el tiempo menos flexible, lo que impide que pueda adoptar la forma menos aplanada que resulta necesaria enfocar de cerca. En otras palabras: los ojos van perdiendo progresivamente su capacidad de Acomodación, por lo que nuestra capacidad de poder enfocar a distintas distancias se ve cada vez más mermada.

El rango de distancias a las que podemos ver bien se va reduciendo cuando sufrimos de presbicia. No obstante, las distancias a las que seguimos viendo adecuadamente dependen de cada persona. Bastantes personas présbitas mantienen una buena visión a lo lejos, y pueden corregir su problema en buena medida con el uso de unas gafas de lectura, mientras que otras ya no ven bien a ninguna distancia, y necesitan una corrección tanto para la visión lejana como la cercana. En este último caso, esas personas necesitarían varias gafas, una para cada distancia. Para evitar eso, resulta recomendable que utilicen gafas multifocales o progresivas, aunque su uso requiera un periodo de adaptación. Actualmente existen también lentes de contacto progresivas.